Restaurantes Uruguay Comfortfood

Alfonsina Bar

Alfonsina Bar

 

Ubicado en Salto y Gonzalo Ramírez, en el mismo lugar donde estaba Gremolata, abrió Alfonsina Bar.

Un bellísimo y gélido domingo decidimos conocerlo. Tiene mesas afuera, pero al estar a dos cuadras de la Rambla, el viento y la baja temperatura nos inhibieron, por lo que comimos adentro. Tiene un pequeño restyling con respecto al restó anterior, pero mantiene la calidez y luminosidad. Es una pequeña casona donde todo está a la vista: un pequeño salón comedor con amplias mesas bien espaciadas respetando los protocolos de Covid, la cocina y en el pasillo de lo que es una vieja casa chorizo está armado un patio, cual su antecesor, súper agradable y luminoso (y cerrado) con un par de mesas más.

El menú es sencillo, interesante y no cobran cubierto (gol en el minuto 1). Y tienen un menú semanal con principal, postre y bebida por UY 380.- (gol en el minuto 2).

Como el día anterior había sido 29 y no había comido ñoquis y, convenientemente, en el menú había ñoquis rellenos con queso Dambo, me incliné por esa opción. Se puede elegir la salsa y pedí una crema de hongos y espinacas.
Pedimos una entrada para compartir: un Hummus con berenjena ahumada, garbanzos y hierbas. El otro principal elegido fue la Pesca del Día que era corvina rubia con ensalada.

La atención súper amable y cordial, siempre atentos a las mesas.

Otra cosa para destacar es que la reserva la hice por IG (@alfonsina.bar) y me respondieron enseguida. Noto muchísimo y me da bastante malhumor que emprendimientos con todas las redes sociales ni leen ni responden los mensajes de sus clientes.

Si tenés redes hay que contestar. Si no, no tengas. Porque el que escribe está esperando que le contesten. Alfonsina cumple. 

Me tomaron la reserva enseguida y me preguntaron dónde quería la mesa. Todo un gesto.

Enseguida nos trajeron una panera con panes calentitos y una platito de hummus para degustar (esta gente mete goles sin parar). El hummus, delicioso, bien condimentado con el comino y el ajo justos.

Si uno tuvo el desliz de pensar “para qué habré pedido hummus de entrada si ya te traían”, les aconsejo que saquen ese pensamiento de su mente. La entrada es de hummus, pero éste viene acompañado con pickles de cebolla colorada y pepinos encurtidos, unos garbanzos fritos, tomates secos y unos verdes (destaco la menta que le quedaba perfecta) con una variedad de panes riquísimos que conformaban un plato perfecto.

Los principales ambos muy buenos y abundantes. La crema de los ñoquis con una variedad de hongos y unas espinacas a la crema muy ricos y la pesca muy bien en el punto con una ensalada muy buena.

El postre elegido fue de frutas asadas con crema de yogur y queso. Higos, ananá, peras planchadas con esa crema que la completaba perfectamente.

Café y un agua, todo por UY 950.

Buenos productos, platos sencillos con una excelente realización.

Lugar cálido, buena atención, excelente cocina, precios muy amables y todos los protocolos cuidados. Qué más se puede pedir?

 

 

Compartilo en las redes

Comentarios

Más notas que te pueden interesar

Concreto
De autor Restaurantes Uruguay

Concreto

compartir
Le Rêve
Argentina Cocina Francesa De autor Restaurantes

Le Rêve

compartir