Panificados Recetas Rugelach

Rugelach. Una galleta Ashkenazí.

Rugelach. Una galleta Ashkenazí.
Rinde

16 unidades

Los Rugelach, son unas galletas judías de origen ashkenazí (así se denominaban a los judíos asentados en Europa Central y Oriental como los fueron los de mi familia paterna) con una forma de media luna en su formato más tradicional, o rectos.

En un primer momento puede parecernos un pequeño croissant, pero no, es solo una primera impresión, nada que ver la masa ni la técnica  ni el sabor.  El Rugelach es anterior a la Era Moderna mientras que el Croissant apareció por primera vez en el diccionario francés “Littré”  en el año 1863 y la primera receta se publicó en el 1891 con otro tipo de masa.

Tradicionalmente, estas galletas se consumían en Hanukah,  pero en la actualidad, se consumen en cualquier momento del año.

La peculiaridad de estas galletas reside en uno de sus ingredientes principales, la crema de queso o crema agria (un queso crema estilo finlandia para nosotros)  y  ello se aporta una suavidad y textura a la masa realmente sorprendente.   La de  los Rugelach es un tipo de masa que debemos trabajar siempre en frío y tocándola lo menos posible. Como pasa con la masas quebradas.

Son deliciosos y se les pueden poner varios rellenos!! A mi me gustan con canela y pasas. Pero los típicos son con mermelada de frambuesa y los hay con chocolate o nutella en sus versiones más pro.

Manos a la obra!!!

Ingredientes

Para preparar la masa:

  • 1 taza de queso crema.
  • 1 taza de manteca blanda.
  • 2½ tazas de harina 0000 tamizada mezclada con ½ cucharadita de bicarbonato de sodio.
  • 6 cucharadas de azúcar blanca.
  • ½ copa de vodka.
  • Papel film necesario para envolver la masa.

Para relleno:

  •  2 cucharadas de canela en polvo, de cucharadita de pimienta y 6 cucharadas de azúcar negra.
  • 1 taza de pasas de uva

Para la doradura:

  • 1 huevo batido con dos cucharadas de leche.
  • 1 cda Azúcar.

Procedimiento

Para la masa:

  1. En un bowl colocar la manteca con el queso crema y el azúcar. Batir a velocidad media.
  2. Vertir el vodka y seguir batiendo.
  3. Añadir a manera de cascada la harina tamizada. Mezclar bien y amasar por cinco minutos. Dividir la masa en dos porciones.
  4. Envolver la masa en papel film y refrigerarla por una hora.

Para el armado:

  1. Tomar una porción de masa y colocarla sobre la mesa de trabajo .
  2. Con un rodillo, estirar la masa de manera que quede fina tratando de darle la forma redondeada. (Si no queda redondeada se puede ayudar con un plato para luego cortar el contorno irregular como hice yo). y hacer el mismo procedimiento con la otra porción de masa.
  3. Con un cuchillo o un cortador para pizza, realizar ocho triángulos en cada círculo de masa.
  4. Precalentar el horno a 200 º C
  5. Esparcir generosamente las pasas de uva, la canela y el azúcar negro.
  6. Enrollar cada triángulo preparado de masa desde la base (parte ancha) hasta el vértice (punta) presionando suavemente para que el relleno se vaya adhiriendo.
  7. En la placa para horno, colocar el papel vegetal y trasladar los rugelach separados unos de otros. Enfriar en heladera como mínimo una hora.
  8. Pintar los rugelach con la doradura antes de ingresar al horno.
  9. Bajar la temperatura del horno a 180º C.  Hornear todos los rugelach durante 20 a 25 minutos cuando la masa esté doradita. 
  10. Colocarlos en una rejilla para enfriarlos y espolvorear con azúcar glass.

Compartilo en las redes

Comentarios

Más notas que te pueden interesar