Argentina Cocina Étnica Restaurantes Microcentro-Retiro

TANCAT –  60 minutos de felicidad

TANCAT –  60 minutos de felicidad

“Sin ruborizarnos ni un poquito, nos jactamos de las maravillas que salen de nuestra afamada plancha, como así también de nuestras frituras, que son sanas simplemente porque las hacemos como se debe”.

Ese es uno de los lemas de Tancat.  Tancat es una Tasca, un lugar simple, con mozos como los de antes y con mucho estilo propio.  Bien español. Como a mí me gusta.

La cosa es así: Te bajás en 9 de Julio de donde sea  y en el medio de transporte que sea.  Entrás por Paraguay dereeeeeecho, hasta el 645, casi Florida.   Una puertita y un cartel te van a dar la bienvenida.  Después de empujar y tirar de la pesada puerta de entrada como desaforada hasta acertar  -debo confesar que soy de las que empujo y tiro de las puertas sin mirar ni detenerme en cartel indicativo alguno pues loca estoy-   te teletransportás a un submundo.  

Todos los días están a lleno. Hay que ir temprano. Anoten para que después no se quejen que no les avisé.  Para que se den una idea: Ayer entre los 33 de térmica y que era muy 2 de Marzo cualquiera se hubiera animado a pensar que,  el vacío de gente en las calles se iba a ver reflejado en este pope de la cocina española. 

Pero nonononono.  

Se ve que toda la gente que no estaba transitando por la calle Paraguay y alrededores se había metido a almorzar en Tancat.   

Hay varias mesas, no muchas pero suficientes, y las llenan cada mediodía.  Lo loco es que si vas por Marcelo T. o mismo por Paraguay donde hay  varios locales para almorzar los vas a ver medio vacíos todos. O sea, público hay, lo que no tientan son las propuestas. Claro como el agua. 

En esta taberna hay bullicio, pero llevadero y hasta un toque encantador. No es un ambiente con clima para primera cita ni para hablar bajito o contar secretos.    A Tancat se va a comer bien, pasar el rato y punto.    Hacer barra es lo más de lo más.  Sus cómodas banquetas y el «pituto» cuelga cartera te hacen sentir súper cómoda. Yo que no son muy «barra fan»   banco heavy esta barra.

Miles de botellas, madera, pisos símil patio de la abuela, cosas colgando por los techos, cartelitos pegados por todos lados y luz muy tenue le dan a esta tasca toda la onda de una auténtica taberna. 

En la barra vas a encontrar aprox 10 ofertas de tapas españolas.  No más. El resto lo verás en la carta.

Lo ideal es  armarse un plato de tapas a elección.   La imperdible es la tortilla de papas, servida a temperatura ambiente aunque también, si te gusta, te la pueden servir caliente.  La tortilla es bien sabrosa. No es babé naturalmente ni está recién hecha. 

Secreto? Si no la querés «plain» la podés pedir a la carta y te la mandan con chorizo colorado y como el  Dios del Morfi manda!.  Los boquerones con pan tumaka te mandan de un empujoncito a mi amada Barcelona. 

Suelen también tener  chipirones a la plancha o los encebollados.  Imperdibles también las patatas bravas, las setas rellenas con salmón y jamón serrano.  Hay rabas, risotto negro con tropezones de mar, pulpo a la gallega –amor a primera vista que le dicen-, salmón a la plancha y mi favorita EVER:  Mixto de mar a la plancha.  Muero muerta por ese mixto.  Todo el sabor del mar en un plato!

Postres? Arroz con Leche, Crema Catalana, Natillas… nada falla, todo lo aciertan.

La carta de vinos y espirituosas está super bien también y con buenos precios.

Tancat es un lugar con linda energía, donde comer rico, abundante, en un ambiente que acompaña… un lugar donde en medio de una fatal jornada laboral fui feliz por 60 minutos.  Y, más barato que una sesión de terapia.

Coman rico, que la gente que come rico es más feliz, y se le nota!!

 

 

Compartilo en las redes

Comentarios

Más notas que te pueden interesar

Rizoma
Cafetería y pasteleria Otros Restaurantes Uruguay

Rizoma

compartir
Concreto
De autor Restaurantes Uruguay

Concreto

compartir
Le Rêve
Argentina Cocina Francesa De autor Restaurantes

Le Rêve

compartir