Restaurantes Cocina de Autor

Roux – Mucho más que mezclar harina con manteca

Roux – Mucho más que mezclar harina con manteca

Roux. La magia está echada.  Y Rebaudino es el mago.

El lugar es pequeño. Pocas mesas en salón y dos en subsuelo junto a la variada colección de vinos y espirituosas. Se sugiere (e implora) HAGAN RESERVA.

Se manejan con dos turnos. Para el segundo turno siempre hay que esperar un poco. La espera suele ser afuera, en la esquina de Peña al 2300. Vale la pena esperar. El tip girl es que tu mesa la atienda Estefania (una SEÑORA moza que se sabe la carta mejor que el cumpleaños feliz). El aporte de Estefanía no suma, multiplica.

LA CARTA: Es muy prolija y ordenada como lo es Rebaudino. Se divide en Entradas Frías y Calientes, Pastas y Arroces, Aves, Carnes Rojas, Pescados. Dentro de cada item tenés entre 3 y 5 opciones. Una carta bastante grande para lo boutique y bistró del lugar y su no tan grande cocina. No sabemos como hacen! Eso sí, tienen TRECE, si 13 postres.

ROUX es encantador. Intimo, preciso, dedicado. Luminoso y blanco. Su cocina es personal, LLENA DE COLORES como a nosotras nos gusta, siempre con un toque que te sorprende y te lleva de paseo a vaya uno a saber dónde. Martín está presente, en la cocina y en el salón. Y se nota. De hecho, se suele acercarse a las mesas a conversar. Es tímido, callado y de pocas palabras. Cero estrella o super chef. Y eso que tiene con qué.

Según la página web del propio Roux, Rebaudino pasó por “DOM”, El Celler de Can Roca, Hispania, La Truffe Noire, El Hotel Park Lane de Hong Kong, el Seoul Intercontinental, Dique 4 (con Gualtieri), Arzak, entre otros tantos. Y tiene 46 junios nada más. Como nos encanta la gente con talento y humildad!

Y como queremos volver a ROUX por más….

Pasamos a lo que importa: la comida.

No podemos omitir la sublime canasta de pan y manteca. Todo muy bien presentado (los libritos la rockean) El “Amuse Bouche”: Sopa vichyssoise y cerdo crocante. Un 10.

 

Roux

Image 1 De 8

 

 

Seguimos con unas croquetas de calabaza y queso brie con coulis de membrillo.

Bife de calamar gigante del Cono Antártico con ñoquis de espinacas, coulis de naranjas. Era superlativo, en su punto justo, crocante, bien sazonado… un homenaje a la belleza culinaria!

Codorniz rellena de humita con pimentón de Cachi, tomates “Corazón de Buey” platenses grillados y papines de “Chubut”.

Magret de canard a la pimienta rosa de Aguaribay de La Cumbre (Cordoba) con zanahorias Rond de Paris y gel de naranjas sanguíneas.

Raviol de ricota de cabra de Lulunta (Mendoza) con peras asadas y codorniz en dos cocciones.

Atún rojo aleta amarilla del Ecuador con quinoa verde, puré de palta hass y wasabi con refrito de tomate y azafrán del Valle de Pomán (Catamarca).

Postres??

Pavlova con mousse de maracuyá y sorbete de corintos.

Higos asados con sirop de cardamomo, helado de café y chocolate con sambayón al encabezado de Rutini.

Precio? Con buen vino y sin propina gastamos ARP 1.400 per cápita. Otra ecuación que a razón de la calidad cierra con moño y todo. Les dejamos fotos!

Compartilo en las redes

Comentarios

Más notas que te pueden interesar